El café

¡El mejor café es el de A Brasileira!
Con este eslogan creado a inicios del siglo XX por Adriano Telles se hizo famoso el café de A Brasileira.

Una firma de marca que hoy en día es por sí misma una afirmación del espacio donde se creó uno de los hábitos más arraigados en la cultura portuguesa: tomar un café, y donde nació el término «bica» para referirse al café solo, término ampliamente conocido por todos.

A semejanza de los propósitos originales de su fundador, y haciendo justicia al lema original, A Brasileira do Chiado sigue importando café, predominantemente de Brasil, donde se producen algunos de los granos más premiados del mundo debido a su excelencia en todo el proceso de producción – desde el cultivo, hasta el tueste.

El lote de A Brasileira do Chiado, resultado de una cuidadosa selección y mezcla de variedades de granos, permite saborear características especiales y únicas como el dulzor, el cuerpo y el aroma que forman parte del café de A Brasileira una bebida de la más alta calidad para los verdaderos entendidos.

Además de poder saborear un café en este mítico espacio sentado junto a Fernando Pessoa, el placer se puede recrear en casa. A Brasileira do Chiado también vende paquetes de café para que los clientes puedan llevar a sus casas parte de la magia que es beber el café en A Brasileira.

Las especialidades

Para una comida ligera pero sabrosa que puede degustar en la terraza o en las históricas mesas hexagonales de A Brasileira do Chiado, tiene que probar el mítico Bife à Brasileira (Filete a la Brasileira), un clásico atemporal servido con patatas fritas y un huevo sobre el filete, tal y como le gustaba a Fernando Pessoa. También puede decantarse por las ensaladas ligeras y refrescantes o un desayuno lisboeta, recordando la costumbre de Almada Negreiros, que hacía su ritual matinal en A Brasileira.

La tradicional pastelería, a la que se le unen los tesoros de la repostería nacional, como el pastel de nata u otros dulces conventuales, recreando las milenarias recetas monásticas, es un buen acompañamiento para al anónimo y humilde galão (café con leche), cuyo secreto es un buen café ¡y el buen café es el café de A Brasileira!

Conozca estas y otras sugerencias especiales en nuestra carta.